Historia

En 1979, después de la inauguración del Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo, Julio Gavín transmite a la Asociación Amigos de Serrablo su deseo de recuperar el Castillo de Larrés para el que será su siguiente gran proyecto personal: la creación de un museo dedicado íntegramente al dibujo en un entorno rural.

Respecto al edificio, en el siglo XI debió construirse una torre defensiva, pero es a finales del siglo XIV y comienzos de XV cuando se levanta el actual castillo, ampliado en el XVI. A este se accede por una puerta de medio punto rematada por pequeño escudo con las barras de Aragón, se estructura en torno a un patio central con arcadas apuntadas, propias del gótico. En ángulos opuestos se yerguen  dos torres. A pesar de haber llegado en muy mal estado de conservación, todavía se aprecian airosas ventanas-mirador, algunas chimeneas, un precioso suelo de canto rodado, etc.

Años ochenta antes de la restauración
1977 estado de la fachada principal y torre sur
1983 primer año de restauración

Este castillo perteneció a los Urriés, una de las familias nobles aragonesas que fueron sus propietarios hasta finales del siglo XIX, cuando ya el castillo estaba semiabandonado. Puesto a la venta, será comprado por el larresano, afincado en Jaca, don Sixto Belío. Tras varios contactos de Julio Gavín con sus descendientes los hermanos Castejón Royo, lo vendieron a la Asociación Amigos de Serrablo en 1983 por el simbólico precio de una peseta.

Obtenido el edificio, la tenacidad de Julio hizo posible la obtención de financiación de varias fuentes, principalmente del Gobierno de Aragón. Se llevo a cabo una compleja restauración y adaptación museográfica del edificio entre los años 1983 a 1986.

Cimbra para restituir arco apuntado del patio principal

Paralelamente a esta restauración, se inicia el proceso de obtención de fondos para la futura colección. Vuelve a ser un trabajo personal de Julio Gavín, quien contacta con los artistas, galeristas y coleccionistas. Desde el inicio se planteó este museo como único en su tipología, y para ello necesitaba de grandes artistas, como así fue. Dentro de las 250 primeras obras podemos encontrar importantes figuras del siglo XX, como son Saura, Pablo Serrano, Isabel Guerra, Martin Chirino, Antonio Zarco, Alcorlo, Peridis…etc. Ya desde un principio este museo no diferencio ni discriminó ningún tipo de dibujo, dedicando dentro de su colección permanente espacios a todas sus disciplinas, sin olvidarse del comic, la ilustración o el humor gráfico.

Finales años noventa, Sala 4

En 1986 abre sus puertas el Museo de dibujo Julio Gavín-Castillo de Larrés y constituye “uno de los principales puntos de mira de los especialistas de dibujo de España, de Europa o de cualquier parte del mundo».

El proyecto de su fundador, Julio Gavín, hizo que de las paredes de piedra del castillo bajo medieval de Larrés cuelguen las obras de los principales artistas españoles del siglo XX.

Fernando Alvira

De la misma manera que han ido cambiando las paredes del museo, también lo ha hecho su logotipo. En 1986 Julio Gavín hace la primera versión en la que incluye como seña identificativa el perfil de la torre del castillo. En el año 2006 el artista Enrique Torrijos hace una interpretación en la que se añade el nombre Julio Gavín a la institución. En el año 2020, con motivo del lanzamiento del acrónimo MUDDI, que identifica al Museo de Dibujo Julio Gavín «Castillo de Larrés», se encarga de nuevo a Enrique Torrijos el diseño de la imagen corporativa del museo.

COLABORA CON EL MUSEO

Apadrina un dibujo

De una forma muy sencilla podrá formar parte del museo y ayudar a su mantenimiento a través del apadrinamiento de alguno de sus dibujos. Elija uno de los que aquí le proponemos o díganos otro de su elección.